La Concepción: Sitio llamado anteriormente Mucuche, encrucijada de transito hacia Pampán, Pampanito, Valera y Trujillo, donde el Obispo Mariano Martí halló en 1777 una capilla u oratorio dedicado a la Inmaculada Concepción, en la hacienda del presbítero Alonso Vásquez. En 1804 los hermanos Cayetano y Casildo Cañizales donaron las tierras para conformar el poblado a partir de 1810, al cual comenzó a llamársele La Concepción. En 1845 se le dio categoría de parroquia civil y eclesiástica.

La Mesa de Esnujaque: En tierras de doña Pascuala Abreu de la Torre se fundo este pueblo en 1828, luego que la propietaria donara las tierras para que se levantase la población. Su jerarquía civil la ostenta desde 1863.

Esta población está a 52 Km. De Valera, es también conocida como Perla del turismo de Los Andes. El primer asiento poblacional lo hicieron los Indios Esnujaques, de allí proviene parte de su nombre tradicional. La Mesa de Esnujaque se fundo en 1687 y un miembro de la encomienda que la funda se llamaba Don Diego Jacinto Mesa, de allí deriva la otra parte de su nombre. Además coincide que su  geográficamente esta ubicada en una meseta. La Mesa de Esnujaque esta a una altitud de 1742  m.s.n.m y disfruta de un clima delicioso de 17Cº de temperatura promedio anual. Entre bosques y montañas es una meseta que se levanta entre escarpadas laderas de 222 metros sobre el Río Motatán, donde se puede observar el Valle de Villa Mercedes y las aguas de Motatán. Tierra fértil para todo en el Valle del Durí se producen diferentes tipos de hortalizas y legumbres, además de la actividad artesanal de sus moradores. Con un señorial estilo arquitectónico colonial de sus casas, con sus calles empedradas y empinadas, La mesa de Esnujaque hermoso pueblo asentado sobre una belleza terraza formada por el río Motatán.

Visitarlo resulta una experiencia agradable, porque además de su gente siempre amable y sencilla, posee paisajes de campos cultivados y viviendas con estructura colonial, calles empedradas que nos invitan a soñar con la vida de un típico andino. “es el tercer clima del mundo y el mejor de Venezuela. Los habitantes se dedican a la agricultura La Virgen de Durí es un sitio visitado desde el año 1717.

La Plazuela: Capital del Municipio Cruz Carrillo, es un poblado que nació a orillas del río Mocoy y al pie del cerro “La Bujarú”, a 3 Km. de Trujillo vía Valera.

En 1280, el Libertador escribió desde allí al General Don Pablo Morillo, acerca del Armisticio, hecho que la convierte en un lugar histórico para visitar. Se fundó este poblado ubicado en el camino a Trujillo. Ya existía a fines del siglo XVIII y fue elevado a la categoría de municipio el 26 de enero de 1936.

Mitón: Este poblado origina su nombre de una palabra cuicas, mitombis; se formó la comunidad a mediados del siglo XVII y señala Briceño Perozo que en 1670 el pueblo ya estaba constituido.

Monay: Lugar donde se encontraban en el siglo XVI y XVII numerosas haciendas y hatos que fueron invadidos por gente venida de Carora y de la zona inmediata al Lago de Maracaibo. Al momento de la visita del Obispo Martí ya había una iglesia fundada. El 28 de marzo de 1968 se erige en municipio con el nombre de La Paz y con capital la localidad de Monay.

Motatán: En terrenos pertenecientes al Dr. Antonio Nicolás Briceño y don Jacobo Antonio Roth se fundo este pueblo a orillas del río del mismo nombre, el 2 de septiembre de 1801, por el abogado Antonio Nicolás Briceño (padre del prócer) con el nombre de la Pura y Limpia Concepción de Motatán, por ser el río Motatán el que pasa a su lado. Luego el uso lingüístico de la población, las premuras y necesidades de la vida moderna, seccionaron su nombre y se redujo a como es conocido hoy. y se atribuye a ambos la fundación del poblado junto con otras distinguidas personas que llegaron a él.

Esta rodeado de hermosos bosques que le dan una frescura propia de los pueblos del interior venezolano. Tiene una altitud de 332  m.s.n.m y una temperatura promedio anual de 28ºC. Su actividad económica principal gira entorno a las labores relacionadas con el procedimiento de caña de la caña de azúcar.

Pampán: Tiene sus orígenes en el Siglo XVI, por haber sido uno de los suelos en que estuvo asentada la Ciudad Portátil Trujillo. Fundada en 1679 por don Alfonso Sánchez.

Conservando atractivos culturales e históricos de marcada importancia, para diferenciarlo de pampanito, sus vecinos acostumbraron a llamarlo Pampán grande. Su población es numerosa, activa y con intensa preocupación por la cultura.

En este lugar estuvo hacia 1565-1566, hasta 1570 Trujillo con el nombre de Nueva Trujillo de Medellín. Su fundación con el nombres de Pampán se estima hacia 1679, partiendo de una encomiendas indígenas.

Pampanito: Pueblo tradicional agrícola que data de la época de los encomenderos en el siglo XVII. Constituido Municipio en el año 1800. en Pampanito nace el insigne Poeta Trujillano Rafael Ángel Barroeta (1898 – 1981).

El clima de Pampanito varia entre 25 y 37ºC y esta a una altitud de 380 m.s.n.m Pampanito se destaca tanto en la producción de rublos agrícolas, tales como caña de azúcar y piña, así como también en la ganadería.

Sabana de Mendoza: A mediados del siglo pasado comenzó a estructurarse esta comunidad al pie del cerro El Palmichero, en la planicie, tierras pertenecientes a don  Ildefonso Mendoza – cuyo apellido lleva el poblado – y a don Laureano Silva. En 1887 es jerarquizado como municipio. También se le llama Mendoza Baja y Mendoza, simplemente.

Sabana Grande: Originalmente se constituyo al pie del Cerro de “Las Bateas”  como el pueblo de Cheregüe, en tiempos coloniales, pero lo insaludable de lugar obligo a autoridades y moradores a trasladarlo a mejor ambiente, por lo cual emigraron al Sur de la Sabana de Mendoza. Se constituyo en su nuevo sitio el 24 de julio de 1883 y se denomino Aldea Bolívar, en honor al Primer Cementerio del Nacimiento del Libertador. En 1889 se elevo  parroquia civil y cambia su nombre a Municipio Sabana Grande.

Tiene una altitud de 135 m.s.n.m y con una temperatura de A 27ºC.

San Antonio Abad del Valle de Momboy o Mendoza: A 21 Km. De Valera, llamada también La Puerta de Los Andes esta a un altitud de 1758 m.s.n.m y goza de un deliciosa temperatura de 16 a 20ºC. Nacida en las riberas del Momboy.

Entre los primeros encomenderos del lugar se menciona a Don Diego Hurtado de Mendoza; Alonso Pacheco Velásquez, Fernando de Ledesma; se estima su fundación en el año 1620 por orden del Gobernador Francisco de La Hoz Berrío, pero también se establece que en noviembre de 1687, al cumplir una visita oficial, el Capitán Diego Jacinto de Valera y Meza, matriculo a los indígenas y les entrego oficialmente las tierras en nombre del Gobernador y del rey.

San Jacinto: De una encomienda de indígenas de la etnia cuicas surgió este poblado hacia 1620; el obispo Mariano Marti expresa que según le dijo Sancho Briceño: “este pueblo de San Jacinto estaba situado más lejos de lo que está ahora de la ciudad de Trujillo”; en 1790 se le erigió en parroquia eclesiástica.

San José de Tostós: Tiene sus orígenes este pueblo en 1621, de encomiendas indígenas. Martí afirma que son de la cultura Cuicas y allí tuvo un asiento el conquistador Diego García de Paredes, fundador de Trujillo. Martí dice que había agregados en 1777 un buen numero de españoles y un importante numero de casas “que forman calles u un mediano pueblo”.

San Juan Bautista de Betijoque: Pueblo de ascendencia indígena, su nombre procede del vocablo Cuica “Pitijoc” que significa “Cuatro Palos”.

Fue descubierto por los conquistadores en el siglo XVI. La ciudad descansa en un plano que se inclina de Sur a Norte, de largura considerable y un poco estrecho. Tiene una calle central que llega a los 1550 m.s.n.m entre “El Cedro” y “La Pueblita”.

Conocida también como tierra de Santos y Sabios, debido a que en sus cercanías nacieron dos ilustres trujillanos, como son el Dr. José Gregorio Hernández y el notable Científico Br. Rafael Rangel. Fue erigido como parroquia Civil y Eclesiástica en 1784 por el Obispo Mariano Martí.

Indígenas escuqueyes y cuicas se congregaron en este lugar dando forma a un centro poblado espontáneo del cual debieron huir en 1729 por temo al pillaje de los indios motilones que arribaban allí a través del lago de Maracaibo o Coquivacoa, pero lo reconstruyeron en 1731, como un lugar de mucha importancia estratégica porque era sitio de transito de los que venían de Maracaibo a Trujillo y Mérida.

Toma el nombre de Parroquia Rafael Rangel en 1977, en honor a uno de sus  más insignes hijos. Betijoque tiene una temperatura promedio anual de  A 23ºC con una altitud de 565 m.s.n.m. El Betijoqueño se caracteriza por su trato hospitalario, de espíritu trabajador, amante de la cultura en todas sus expresiones, su talento se desborda en los Chimbángueles de San Benito típicos de la región.

Una de las manifestaciones más importantes de Betijoque es el culto a San Benito de Palermo, cuya fecha central es el 25 de diciembre. Los atractivos calles coloniales te invitan a conocerlo un poco más, su iglesia cuya antigüedad data de 1846; así como un sitio especial llamado “Los Tiestos”, rico en testimonios arqueológicos.