San Juan Bautista de Carache: Antigua ciudad cuyos primeros encomenderos en la zona donde señoreaba el cacique Karachi fueron Francisco Infante, Luis de Villegas y Francisco Terán, situándose su reducción a pueblo de doctrina en 1621 por orden del Gobernador Francisco de la Hoz Berrio y de la autoridad eclesiástica fray Gonzalo de Angulo, Obispo de Caracas.

Hermosa población andina, rodeada de verdes montañas y exuberantes paisajes. Posee una bella Iglesia que lleva por nombre San Juan Bautista la cual fue construida en el año 1781, fue declarado Monumento Histórico Nacional el 02 de agosto de 1960. en ella se encuentra la imagen de San Juan Bautista, rica talla traída de España, de estilo barroco andaluz; así también “La Proclama de Carache”, dada por el Libertador en el Cuartel General de Carache, el 14 de octubre de 1790; se encuentran varias obras de Rodolfo Minumboc, celebre artista plástico de este lugar. Pueblo sembrado en el valle San Juan Bautista, portón de los andes venezolanos, llamado “Tierra de la amable libertad”, ya que aquí se dio el primer grito de la libertad en el año 1781.

San Juan Bautista de Niquitao:  Saliendo de Boconó por las riberas del Burate a 27 Km. Se encuentra Niquitao a 1980 m.s.n.m y a una temperatura promedio de 16ºC, Vieja población trujillana. Martí agrega que había muchos españoles en el lugar y que a cuatro o cinco lenguas de Niquitao estaba “...la raya de este Obispo y del Arzobispo de Santa Fe...”

Como dato curioso, no esta bien claro quien fue verdaderamente el quien fundo la Parroquia de Niquitao, pues algunos cronistas dicen que fue fundado el año 1625 por Domingo Vilchez y Juan Vilchez Narváez y debe su nombre a un legendario cacique Indígena. Algunos manuscritos aseguran que fue fundado por  el Obispo Martí en el año 1692, en una antigua encomienda de indios cuicas que entre 1584 y 1640, donde estuvo Feliciano Cegarrra de Guzmán.

Erigido en Parroquia Civil y Eclesiástica en 1665. el 02 de julio de 1813 se escenifico en su suelo una de las batallas más importantes de nuestra historia patria, “La Batalla de Niquitao” específicamente en el “Llano de Tirindí”, eternizada a través del Monumento “La Columna” ubicado a 5Km. De la población.

Niquitao fue declarado “Bien de Interés Cultural” por la Ley de Protección y Defensa del Patrimonio Cultural el 5 de febrero de 1996. en sus alrededores se encuentran exuberantes montañas y fríos páramos de frailejón, como la “Teta de Niquitao” a 4006 m.s.n.m.

La formación más elevada del Estado, conocida por los aborígenes como Pico “Musí”.

San Juan Bautista de Valera: Esta ciudad, la más poblada del estado Trujillo, es del siglo XIX; los herederos de Mercedes Díaz, cumpliendo la voluntad después de su fallecimiento, otorgaron en donación los terrenos donde hoy se asienta esta comunidad trujillana, el 25 de agosto de 1818, un total de 100 varas en cuadro; el obispo de Mérida Monseñor Rafael Lasso de la Vega erigió la parroquia eclesiástica el 15 de febrero de 1820, ya se había dicho en 1819 la primera misa en la nueva iglesia; contribuyo al trazado de sus calles y darle conformación de pueblo en esa oportunidad, el distinguido trujillano Dr. Gabriel Antonio Briceño de la Torre.

Esta es una planicie flanqueada por tres vertientes de agua: El Motatán, El Momboy y la Quebrada Colorada; es la Ciudad de las “Siete Colinas” a saber, la Cabaña, La Pollera, la Concepción, La Cruz, La Ciénega, Moró, y el Cementerio   a una altitud de 541 m.s.n.m con una temperatura promedio de 24ºC. Esta es una confluencia de vías por donde pueden llegar visitantes de diversas ciudades del país.

Conserva sus reliquias históricas y culturales, como la casa de Carmania, Casa principal de la Hacienda del padre Rosario, donde pernoto el Libertador Simón Bolívar el 13 de junio de 1813 y redacto la Proclama de Guerra a Muerte. Fue declara monumentos Históricos nacional en agosto de 1963,

A la fecha, Valera, a la cual se llama ciudad de las siete colinas, es la primera ciudad del estado en cuanto a población y crecimiento; su población de acuerdo al último censo se sitúa en 111.114 habitantes y concentra en su territorio el 80% de las actividades productivas y un porcentaje similar al de la fuerza de empleo.

San Lázaro: Partiendo de una encomienda de indígenas de las etnias Tirandaes y Chachúes, ramas aborígenes de los Tomotocuicas, se constituyo este poblado hacia 1640; a principios del siglo XIX se le elevó a la categoría de parroquia eclesiástica. En1988 fue severamente afectado por una creciente del rió Jiménez.

San Lázaro disfruta y ofrece una refrescante temperatura promedio anual de 22ºC. Este pueblo ubicado al pie del ramal de Piedras Negras, al Sur de la ciudad de Trujillo, conserva residencias señoriales y calles empedradas que son verdaderamente joyas arquitectónicas de nuestro abolengo colonial, con una espectacular vista que contempla el fascinante y profundo valle donde fue fundado.

San Miguel: Situado en un hermoso valle que se extiende al pie del Páramo de Cabimbú. Poblado por vecinos de la zona a raíz de la construcción de un centro misionero franciscano a mediados del siglo XVI. Ubicado a 27 Km. al norte de Boconó en la vía que conduce a Flor de Patria.

A San Miguel lo constituye el templo Parroquial. Declarado Monumento histórico nacional en marzo de 1960. Mariano Martí, ubica su fundación en 1617; parroquia desde 1630, dándosele como patrono a San Miguel Arcángel. Era pueblo de indios surgido de una encomienda.

San Pedro de Jajó: Era asiento de los indígenas de la etnia Jajoes, en encomienda perteneciente a don Sancho Briceño Graterol, Ángel Felipe Segovia y Fernando Araujo. A Briceño se le atribuye la fundación en 1611 y se le dio el patronazgo a San Pedro Apóstol.

Jajó fue conocido en los tiempos de nuestras guerras civiles por ser reducto estratégico de los caudillos Bautista y Juan Bautista Araujo “El León de los Andes”. A una altitud de 1796 m.s.n.m goza de una agradable clima de A16ºC, rodeado de frías y verdes montañas, esta población es de antiguas y hermosas casa coloniales de balcones de madera, patios empedados y amplios, corredores, calles estrechas y empinadas, viviendo todavía en tiempos de la colonia.

San Rafael de Carvajal: El primer nombre que tuvo Carvajal fue “Estovacui” que en lengua indígena significa Sabana de los Cuicas. Este poblado fue fundado el 20 de octubre de 1670  por don Baltasar de Carvajal en tierras de los indígenas, por el capitán Baltasar de Carvajal, quien le da su apellido con el cual se identifica: Carvajal. La meseta donde se emplazó el poblado se llamó Estovacui, que traduce del Timotocuica: sabana de las cocuizas. Fue elevado a la categoría de parroquia  eclesiástica fue en mayo de  1873.

San Rafael alude a San Rafael Arcángel, su patrono. Un hecho histórico resaltante asociado a Carvajal es el paso del Libertador Simón Bolívar y su tropa el 12 de junio de 1813 por esta población. San Rafael de Carvajal esta situado a una altitud de 657 m.s.n.m y tiene una temperatura promedio anual de 24Cº, esta ubicada a 4 Km. De Valera y lo separa de esta ciudad el río Motatán.

San Roque de La Quebrada: La más antigua referencia al sitio donde se constituyo este pueblo es la encomienda asignada a Blas Pérez de Linares en 1560; lo llamaban valle de La Quebrada del Judío, tierra de la etnia Cuicas. Se estima la fundación del pueblo, de indios y españoles, antes de 1567; Martí dice que “este pueblo es de indios y  viven agregados muchos españoles”. Se erigió en parroquia civil y eclesiástica en 1741.

Santa Ana: Este pueblo era de indígenas pero habitan en el muchos españoles al decir del Obispo Mario Marti; lo indígenas pertenecían a la etnia Carigua; su fundación se efectuó a mediados del siglo XVII y promediado el siglo XVIII los indígenas se rebelaron y se fueron a los montes, escribe el Obispo Marti, manifestado que solo regresaron a la doctrina siete u ocho individuos.

Santiago: Originalmente se le conocía a este sitio como Burrero por el nombre de una de sus quebradas y mas adelante Santiago del Burrero y Santiago de Chachú; el propietario Jerónimo Sanz de Graterol otorgo las tierras para levantar el pueblo y su iglesia el 27 de octubre de 1682; se establece como fecha de fundación de Santiago el 21 de febrero de 1686; tiene una altitud de 1050 m.s.n.m y una temperatura promedia anual de 21ºC. Una decisión de la Asamblea Legislativa considero inapropiado el antiguo nombre de Burrero y se le llamo en lo sucesivo Santiago de Trujillo con el cual se le conoce en la actualidad.

Conserva al igual que muchos pueblos trujillanos el tradicional encanto de las viejas ciudades fundadas por los españoles; calles empedradas, cosas coloniales de amplio portones en cuyos muros y corredores el tiempo parece detenido; y un espíritu amable, sencillo, solicito y hospitalario de sus pobladores que hace de ella uno de los pueblos más encantadores del estado.

Torococo: Pueblo de generación espontánea surgió al calor de la hacienda “Las Virtudes”, de café, donde moraba importante numero de pobladores. En 1906 ya ostentaba el rango de municipio con el nombres de Araujo, en recuerdo del General Juan Bautista Araujo, importante caudillo militar y político del siglo pasado, a quien apodaban “El León de la Cordillera”, nacido en 1835 y fallecido en 1898.

Nota: Si deseas agregar algún otro pueblo ó incluir más información de un pueblo ya detallado, envíanosla a: webmaster@trujillovirtual.com, para que sea evaluada por nuestro equipo redactor.